15 de febrero de 2012

Del premio al castigo

Varias han sido las películas que he visto donde la denuncia contra un portentoso empresario o político parece imposible fructificar por serios obstáculos como la impunidad, enorme poder y redes de intereses. No obstante la férrea tenacidad de uno o varios protagonistas culminan por desanmascarar a los tramposos. Cinta emblemática es Mr. Smith Goes to Washington (El señor Smith va a Washington / Caballero sin espada) 1939, de Frank Capra, basada en una historia de Lewis R. Foster y guión de Sidney Buchman, estelarizada por James Stewart en el papel de Jefferson Smith).
Y uno piensa que cosas así sólo pasan en las cintas cuyos argumentos buscan exaltar la honestidad y demostrar que el bien le gana al mal.
Pero cuando algo parecido sucede en la realidad uno no da crédito a ello.
No hace mucho la insistencia en el caso del líder religioso en México de los Legionarios de Cristo acusado de pederastia logró romper con el cerco religioso y desde las altas esferas se aceptó el delito.
Esta semana con la decidida voluntad de escritores, periodistas y seguidores de las redes sociales, no sólo se ha logrado evidenciar las trampas de un individuo que citaba sin entrecomillar y dar la fuente, o sea, plagiario, por más que se escude en una pésima interpretación de la Ley de Derechos de Autor, sino obtener su renuncia al máximo puesto de la cultura universitaria y al premio literario del que se creía merecedor.
Van dos afortunados sucesos (después de dos pésimas decisiones: una la del nombramiento de Sealtiel Alatriste por el Rector en 2007, y otra la del reciente dictamen del jurado del Premio Xavier Villaurrutia).
Faltaría el más trascendente: el de resarcir daños a los plagiados (algunos ya desaparecidos) y a los afectados por sus mágicos traspasos de textos de modestos autores a firmas reconocidas.
Eso cae en el ámbito de la utopía, pero si ya vimos que a veces lo que pasa en las películas puede pasar en la realidad, quién quite y algo suceda hasta que no aparezca la palabra "Fin".

Nota reivindicatoria de la lucha: Cronica de una caída, Proceso, 16/02/2012.
Página con abusos en Alfaguara.
Página con el abuso literario denunciado en 2006.


14 de febrero de 2012

¡Goya!

La renuncia de Sealtiel Alatriste a la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, al reconocer de una u otra forma sus faltas al no entrecomillar sus citas (reacio, eso sí a llamarlo plagio), es algo realmente extraordinario dentro del ámbito cultural mexicano.
Esta es contundentemente una acción de justicia (muy posiblemente con intervención divina) que evita, en lo que al tema concierne, la corrupción de la UNAM.
La presión social, particularmente a través de las redes sociales fue clave para la dimisión del hoy ex coordinador.
Se subsana una grave falla, que fue la de sostener por cuatro años a un personaje de esta índole.
Ahora bien, quedan dos pendientes.
El primero tiene que ver con la revocación del Premio Xavier Villaurrutia que se le concedió a principios de este mes de febrero y que habrá de entregarse a finales de marzo en ceremonia oficial en el Palacio de Bellas Artes. Si Alatriste ha aceptado culpa, debe igualmente renunciar al premio y no aferrarse a él sólo porque asegura que el libro por el que obtuvo el reconocimiento está libre de sus "citas al cuadrado". Para dignificar a dicho premio es preciso que también renuncie al mismo, o de resistirse, se le revoque, como muchos lo hemos solicitado electrónicamente gracias a "Escritores contra el plagio". Las autoridades del INBA y CONACULTA deben tomar cartas en el asunto, citar al jurado, o desconocer al mismo, en fin, esa tarea está pendiente, pero dada la actual circunstancia ya no es imposible, por el contrario, es lo que se espera en los próximos días.
El segundo pendiente tiene que ver con todos aquellos afectados directamente con los plagios, y con los que fuimos afectados por sustracción indebida de nuestras obras para entregarlas a otros y de allí derivar las propias. Obviamente este tercer punto es el más difícil. En su renuncia el señor Alastriste clama por que se reivindique su labor como editor, pero allí vuelve al cinismo, ya que desde esa posición cometió serios fraudes. Pero en fin, al tiempo, tiempo.
Y Goooooya, ¡Universidad!

13 de febrero de 2012

Sealtiel el de la triste escritura

Todas las baterías van ya contra el recientemente nombrado Premio Villaurrutia y la posición de este señor en la UNAM, muy bien, excelentemente bien. De allí que ya existe una página para recabar firmas y solicitar la revocación del premio (ver columna) y cada día surgen más plumas que señalan los plagios de este señor; ya alcanzó hasta una primera plana en el diario La Razón.
Ahora bien, mi denuncia desde hace 6 años se ha enfocado  a señalar las graves violaciones a los derechos de autor de dicho sujeto. Repito que hay algo de justicia divina en los recientes hechos, pero sería una verdadera bomba en el medio cultural que la misma explotara completamente y se develara cómo el señor del triste nombre en su su función como director de Alfaguara se presume puso -en mayor o en menor medida- en bandeja de plata textos muy concretos a escritores de renombre como Carmen Boullosa, Carlos Fuentes, José Saramago y Héctor Aguilar Camín, o bien solapó su entrega desde su alta función.
Quizá sea demasiado soñar, pero si ya existen pruebas contra Sealtiel Alatriste, debe comprenderse que es un tramposo elevado al cubo y "cuando el río suena, es que agua lleva". Conste que entrecomillo la cita popular.

24 de enero de 2012

Inaudito e indignante: Premio Xavier Villaurrutia a violador de derechos de autor

De manera más que sorpresiva se ha otorgado a Sealtiel Alatriste el Premio Xavier Villaurrutia 2011 conjuntamente con Felipe Garrido. La objeción naturalmente es al primero por ser un flagrante violador de los derechos de autor como ampliamente se ha expuesto en este blog. No solamente ha dañado al autor de este blog, sino a otros escritores como Víctor Celorio, Malú Huacuja del Toro y Pedro Ochoa Palacios. El premio es otorgado por la Sociedad Alfonsina Internacional y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Instituto Nacional de Bellas Artes. El premio nació en 1955 a iniciativa del crítico literario Francisco Zendejas y era avalado por la Sociedad Amigos de Xavier Villaurrutia entre cuyos integrantes se encontraba Alfonso Reyes por quien en honor suyo la Sociedad transformó su nombre. 
 
X. Villaurrutia. Poetas.com

 Seguramente tanto Xavier Villaurrutia (1903-1950), exquisito escritor, fundamentalmente poeta, como Alfonso Reyes y Francisco Zendejas reprobarían la elección de Alatriste. Se mancha así la memoria de Villaurrutia y se abarata el Premio en su honor al brindársele al señor del triste nombre. Ver anuncio del premio en nota publicada en El Universal
Ver "Un premio mal habido" por Guillermo Sheridan en Letras Libres.
 Ver "Desgracias literarias" por Gabriel zaid en Letras Libres
Comenta el escritor René Avilés: "El Villaurrutia, como todos los restantes premios se ha degradado, al ritmo que se ha envilecido el sistema político nacional."

14 de enero de 2009

Alatriste "forzado a declarar"

La Agencia de Noticias EFE me realizó una entrevista que divulgó el 10 de enero de 2009 donde ratifico mi posición con respecto al abuso literario de José Saramago y la intermediación de Sealtiel Alatriste.

En la auscultación que EFE realizó, obtuvo la declaración por escrito del actual Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM. Escribió Alatriste:

"No es más que un infundio... es una historia tan disparatada y tendenciosa que nunca hice caso de la misma, seguro de que, como todo había ocurrido en la mente de este hombre, nadie en su sano juicio iba a hacerle caso...Hoy me veo forzado a decir que ni conozco a este hombre, ni sé su nombre, nunca leí su cuento y menos hablé del tema con José Saramago con quien, es verdad, me une una vieja amistad y durante muchos años fui su editor".

Dicha declaración posteriormente fue enviada por el propio Alatriste desde su correo de la UNAM a los medios periodísticos.

Ante su declaración preciso:
1. Igual que Saramago, Alatriste saca a flote su cobardía para desmentir los hechos. Habla de infundio cuando hay fundamento para señalar. ¿Se siente hostigado o abrumado por la culpa?
2. Mi historia podría sonar disparatada si no tuviera bases y pruebas como el propio comparativo de las obras.
3. Efectivamente todo ocurrió en mi mente: el "nadie murió ayer", los calificativos exclamativos de los diarios que dan cuenta de la inmortalidad, la variación de la Tierra como explicación del fenómeno, el regreso de la muerte con la caída del trabajador... y así muchos más conceptos aparecidos posterior y misteriosamente en la novela de Saramago.
4. Con sano juicio periodistas analíticos se han detenido en mi caso, igual que muchos lectores. Más allá de la credibilidad está la válida duda y el derecho de los periodistas a investigar.
5. ¿Quién forzó a Alatriste a declarar? ¿EFE? ¿Yo al que dice no conocer? ¿Las circunstancias que lo rebasan?
6. Dice que no me conoce. Si bien haber recibido de sus manos la mención honorífica en 1997 no es ciertamente conocer a alguien en estricto sentido, peca de ignorante (o se hace) sobre la gente que trabaja en una de las dependencias que según eso "coordina".
7. ¡No sabe mi nombre! ¿Entonces a quién dice no conocer o a quién desdice? La contradicción pura o la gana de borrarme para ocultar el delito.
8. Que nunca leyó mi cuento es nuevamente no asumir su responsabilidad. Lo leyó y hasta le gustó para regalárselo al Premio Nobel.
9. Segun él no habló del tema con Saramago pero se lo propuso con herramientas al alcance.
10. Sólo faltaba que negara su amistad con el portugués.

13 de julio de 2008

Alatriste-Alfaguara-Saramago. El periplo del plagio



1. Premiación de "El cuento triste" en la librería "Otro lugar de la mancha" con la presencia de Sealtiel Alatriste. (1997).
2. Contacto con Laura Lara de Editorial Alfaguara durante el brindis de la premiación (1997).
3. Entrega de mi obra a Editorial Alfaguara dirigida por Sealtiel Alatriste. (1997).
4. Como cónsul de México en Barcelona, Sealtiel Alatriste tiene estrecho contacto y cercanía física con José Saramago. (2003).
5. José Saramago recibe de Alatriste mi obra y desarrolla su novela. (2003-2005).










La Editorial Alfaguara y todo el Grupo Santillana tendría también que hacer una revisión sobre sus directivos en la historia y sus métodos de recepción de obras para su evaluación, así como del destino de las mismas, muchas de ellas con sorprendentes mutaciones entre los autores originales discriminados y los firmantes.

Ver video sobre el periplo del plagio.

Ver "La otra cara de Alfaguara... y Alatriste".

18 de abril de 2008

Confirmado: Sealtiel Alatriste cómplice del plagio


Tres tristes sospechosos
Con la reciente publicación del artículo “Ateniéndonos a los textos” dentro de El minutario del escritor Guillermo Sheridan en un blog de Letras libres, se confirma la fama como plagiario de Sealtiel Alatriste, hoy increíblemente Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM.


Sheridan refiere el acucioso examen que un lector realizó y le hizo llegar para comprobar cómo varios artículos publicados por Alatriste en el diario Reforma son vil copia de otros textos que le antecedieron. El asunto también aparece en el respectivo blog de las colaboraciones de Sheridan donde además hay comentarios dilapidarios contra el pseudoescritor Alatriste.

Este hecho reciente que revela el proceder de Alatriste, no viene sino a comprobar su directa intervención en la novela Las intermitencias de la muerte de José Saramago. Con el análisis de cómo “confecciona” sus artículos es fácil deducir que él mismo le preparó la novela a Saramago a partir de mi cuento ¡Últimas noticias!, del cuento Los días en que Humocaro no quería morir, de la escritora chilena Cristina Da Fonseca, y ¡quién sabe de cuántos textos más!

Opinión de Víctor Celorio


(Correo electrónico enviado por VC a algunos medios en diciembre de 2007)



Oprimir aquí para ver página de Víctor Celorio

El plagio literario ha sido históricamente raro en todo el mundo. Por eso cuando ocurre es tan llamativo. A pesar de esta constancia histórica, es de destacar que en México han ocurrido dos casos muy sonados en los últimos años. El de Víctor Celorio contra Carlos Fuentes en los noventas, y recientemente el de Teófilo Huerta Moreno contra José Saramago. Pero lo más curioso de esto es que en ambos casos ha estado involucrado directamente un hombre de mala fama que por donde pasa deja huella negra: me refiero a Sealtiel Alatriste.


Veamos: dos escritores mexicanos envían su obra a un concurso, sus obras son después "fusiladas", y en ambos casos Sealtiel Alatriste termina involucrado. ¿Cuáles son las posibilidades estadísticas de que algo así ocurra por casualidad? Y ahora ese mismo oportunista político y vividor del erario es nombrado Coordinador de Difusión Cultural de la UNAM.¡Válgame! ¡El lobo a cuidar de las ovejas!


¿Acaso a la comunidad universitaria de México no le preocupa que esto ocurra?¿Acaso no existe ni el más mínimo pundonor intelectual, ni el deseo deproteger sus obras?¿Realmente desean que el Coordinador sea un hombre con esos antecedentes? Sobra decir que la reputación de la UNAM quedará seriamente dañada a nivel internacional, el presupuesto será utilizado con el mismo criterio que Alatriste utilizó en Barcelona, y los autores mexicanos estarán expuestos a ser devorados por un hombre cuyos actos hablan más que sus palabras.


Sinceramente
Víctor Celorio
12300 NW 56th Ave Gainesville, Fl. 32653

El 20 de enero de 2009 el diario El Universal, publicó una nota sobre Los más sonados (plagios), en la que se hace mención también al caso de Víctor Celorio, quien envío una carta al periódico como derecho de réplica para aclarar una interpretación de la reportera Yanet Aguilar.

Ver comparativo entre novela de Celorio y Fuentes.

Réplica a Alatriste



Señor director:



Me refiero a la entrevista hecha por su colaboradora Judith Amador a Sealtiel Alatriste, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, en Proceso 1624.


El señor dice que no me conoce cuando de su mano recibí en 1997 la mención honorífica del cuento La mujer rojinegra (que por cierto no es el plagiado, sino ¡Últimas noticias!). Es muy significativo que el señor diga: “Saramago es cercano”, y que reconozca haberlo visto en Barcelona cuando terminaba “de preparar” la novela. Por lo mismo, el calificativo de “demencial” que me endilga está fuera de lugar cuando los hechos lo incriminan. Por cierto, Víctor Celorio (que hoy radica en Florida) acaba de resucitar su caso muy similar de plagio, en el que también estuvo involucrado el señor de triste nombre.


Atentamente
Teófilo Huerta Moreno

Alatriste responde en Proceso



En entrevista realizada por Judith Amador a Sealtiel Alatriste, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM y publicada en la revista Proceso No. 1624 del 16 de diciembre de 2007, a propósito del abuso del escritor José Saramago al haber usado mi cuento ¡Últimas noticias! para escribir su novela Las intermitencias de la muerte, Alatriste asegura que “Ni Saramago leyó el cuento, ni Saramago está enterado”.

¿Es Alatriste un vidente o un duplicado de Saramago para asegurar tal cosa? ¿Cómo puede además conocer la negación del portugués si no está enterado del asunto? Y otra situación para hurgar: acepta que Saramago le es muy cercano y que coincidieron justo en Barcelona cuando “él” estaba terminando la novela, ¿o quizá Alatriste con artilugios gordillistas se la estaba entregando recién horneadita?

Sealtiel Alatriste, cazador de letras


La Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM debe emanar prestigio, honorabilidad, respeto y credibilidad, pero no así su nuevo titular, un auténtico cazador de letras (recuérdese que él lanzó el reality Caza de letras siendo director de Literatura de la propia Universidad).

Sealtiel Alatriste al encabezar anteriormente Editorial Alfaguara en México (Santillana), organizó en 1997 junto con el diario Reforma el concurso de cuento triste en el cual obtuve con la narración “La mujer rojinegra” una mención honorífica. A partir de la premiación entablé contacto con la editorial y presenté el resto de mi obra para su evaluación y posible publicación.

Nada sucedió. Posteriormente Sealtiel Alatriste fungió como diplomático en Barcelona con una gran cercanía de las Islas Canarias donde radicaba José Saramago. Casualmente la relación entre los dos escritores se afianzó y no fue nada difícil sustraer de los archivos de la editorial mi cuento ¡Últimas noticias! para que sirviera de inspiración al afamado Nobel y desarrollara Las intermitencias de la muerte.

No importa si de las moronas de un cuento se obtuvo una rimbombante novela, tampoco si de una escueta redacción se logró una pieza de mérito, el hecho innoble es el haber tomado sin permiso ni crédito alguno, la materia prima para la reescritura.

Tampoco se trata de una mera coincidencia o desarrollo de una idea universal. Existen varias partes sustantivas del cuento que dan lógica al desarrollo de la novela como son:“No murió nadie ayer”; “en unos de día, en otros de noche”; “nuestros reporteros realizan...una acuciosa investigación en todos los velatorios y hospitales”; “atribuyen la existencia del fenómeno a una variación de la órbita de la Tierra”; “El júbilo era casi general”; “otros intentaron ejercer diferentes actividades, lo mismo que los empleados, gerentes y dueños de velatorios y panteones”; “...sin faltar aquellos encabezados ingeniosos...sumamente llamativos”; “la vuelta a la normalidad y, más que eso, a la naturalidad”; “un trabajador, tras caer desde un piso doce, no se levantó de la acera”.

Todas estas frases fueron transformadas en la novela. José Saramago podrá escudarse en argucias como el cliché, la inter e hipertextualidad, aducir mera inspiración, coincidencia o influencia y sostener que las ideas son universales y esas no se protegen, no obstante el hecho es que la creación es un acto único e individual y basarse en la de otro finalmente constituye un hurto. La novela de Saramago es una obra derivada pero que no puede ser explotada sin la autorización del titular del derecho de la obra primigenia, de acuerdo con el Artículo 78 de la Ley Federal del Derecho de Autor.

Afortunadamente mi cuento ¡Últimas noticias! dentro del compendio La segunda muerte y otros cuentos de fúnebre y amorosa hechura está registrado desde 1986 con el número 8369/86 de la Dirección General del Derecho de Autor hoy INDAUTOR.

A pesar del escenario en que una lucha legal implicaría más de cinco años para demostrar la verdad de mis dichos y otros cuatro años para resarcir los daños inherentes, y también ante las actuales circunstancias de no poder contar hasta ahora con un peritaje literario serio, además obviamente a las limitaciones presupuestarias para la titánica lucha, no se agotan aún los cauces jurídicos (menos los de difusión) y mantengo mi convicción sobre los hechos. No por sorpresivo el hecho deja de tener veracidad. Mi intención no es el escándalo, el protagonismo, la fama o el dinero. Simplemente elemental justicia.